Tag Archives: Milo Manara

30 Salón internacional del cómic de Barcelona 2012 – 5ª Parte

Para ir cerrando esta serie de entregas que hacen alusión al 30 Salón Internacional del Cómic en Barcelona, voy a introducir una serie de citas cortas. Sé que con estas citas no finalizo todo el contenido del Salón, pero, sinceramente, de momento no he logrado desdoblarme y esto es todo lo que he podido cubrir en dos días y poco más.

Comenzaré, por contaros que por fin, tuve la suerte de conseguir la firma y dibujo  de Milo Manara, aunque para conseguirlo, el día 6, último del Salón tuve que madrugar para estar en la cola de entrada al recinto y una vez dentro, ir a toda velocidad hacia el stand de Norma Editorial, lugar en el que se repartían los números para poder acceder a que Milo Manara, firmara alguno de sus cómics.

De los 20 números que tenía asignados, me toco el 18, con lo que tuve que hacer cola más de hora y media, hasta que llego mi turno.

Lo bueno de tener tantos delante es que te permite ver como, fan tras fan, va realizando sus dibujos con una maestría excepcional.

La verdad es que cuando lo tuve delante de mi, cara a cara, sentí una emoción especial. No ya por el hecho de que hacía ya largo rato que no sentía la planta de mi pies, ni no porque en una fracción de segundo rememoré una enormidad de sentimientos y buenos recuerdos asociados a este “monstruo” y a su obra.

Milo Manara, es una persona afable y diestra en su profesión, e irradia una tranquilidad a todo aquel que esta cerca de él, fruto de sus ya entrados años.

Mientras realizaba el dibujo de la dedicatoria, yo permanecía absorto en los movimientos de su diestra, grabando en mi mente todos y cada uno de los detalles que viví en aquellos apenas 6 minutos.

Al finalizar le hice entrega de un par de puntos de lectura con la imagen de dos de mis ilustraciones que había impreso apenas tres días antes. Puso cara de sorpresa, supongo que porque todo el mundo va a estos eventos a pedirle al autor que le firme y le haga un dibujito. Vamos que le de algo de si mismo y yo rompí esa tónica al intercambiar con él algo más que un apretón de manos.

Se quedó mirando mis puntos de lectura durante unos segundo a la vez que sonreía, para luego pasar a guardárselos  en el bolsillo interior de su chaqueta negra.

Con mucha paciencia y dedicación, conseguí, mi ansiado trofeo que ahora forma parte de mis tesoros más preciados.

30 Salón internacional del cómic de Barcelona 2012 – 4ª Parte

A las 19 horas del día 4 de mayo y en la sala de actos del 30 Salón Internacional del Cómic de Barcelona tuvo lugar una mesa redonda en homenaje al recientemente desaparecido Jean Giraud, también conocido por los que somos aficionados al cómic y la ilustración como Moebius.

El acto Inside Moebius fue presidido entre otros personajes, por Milo Manara, Enrico Marini, ambos dibujantes, y por el Director de Norma Editorial Rafael Martínez. También nos acompaño Isabelle, la esposa del homenajeado.

En el transcurso del acto, se fueron realizando varias preguntas a los diferentes componentes, siempre en torno a la vida y obra de Moebius.

Se desprendió por los testimonios de los allí presentes que Moebius era una gran persona a la par que un gran artista. Amante de su trabajo, dedicaba prácticamente todo su tiempo al dibujo de sus historias y personajes, tan sólo, en el caso de que debiese realizar algún recado que reclamase su presencia, abandonaba dicha tarea, según nos comentaba Isabelle visiblemente muy emocionada, al punto que en más de una ocasión, necesita parar, tomar aire, armarse de valor nuevamente y continuar con sus comentarios. Momentos muy emotivos sin duda, que los presentes respetamos en absoluto silencio, dejando que Isabelle se recuperara a su ritmo.

Su última obra, Arzak el vigilante ha sido calificada como la mejor obra extranjera publicada en 2011 y de la que Isabelle, nos decía que Moebius, había realizado una retro inspección sobre sí mismo,  en un momento en el que él lo necesitaba y había terminado realizando esta esplendida obra.

Milo Manara por su parte nos expresaba: “En mis inicios, lo copiaba, lo copiaba, lo copiaba… Al final comprendí, que sólo Moebius era capaz de dibujar como Moebius, así que en ese momento deje de copiarlo y me puse a trabajar en mi propio estilo.  Para mi es uno de los mejores autores del mundo.  Tuve la suerte de conocerlo y de que se convirtiera en mi amigo y hoy en día sigue siendo una referencia para mí.

Manara, nos contó una anécdota muy curiosa, que me permito transcribir para disfrute de todos. Para entenderla con toda su importancia, es necesario que nos pongamos en la piel de Manara y de la devoción que por Moebius sentía.

Nos decía que en cierta ocasión, cuando por fin consiguió establecer contacto con Moebius y este le dijo que iba a hacer una visita a su ciudad y como es de esperar, le invadió una profunda alegría, pero también una profunda responsabilidad, ya que Moebius, iba a comer con él en su propia casa y había que  prepar la comida. Así que Milo Manara se dispuso a hacer la compra y recordó que por aquel entonces Jean Giraud era vegetariano, por lo tanto fue a buscar las mejores verduras que pudiese encontrar. Pero cual fue su sorpresa, cuando tienda tras tienda le decían que no había verduras frescas a la venta en prevención por la nube radioactiva que días antes se produjo a raíz del accidente de Chernobyl. Manara frustrado, tuvo que improvisar y cuando finalmente se encontró con Moebius y tras las presentaciones de rigor, le pregunto:

MM.- ¿A ti te gusta el Carpaccio?

M.- ¡CARPACCIO!, ¿Qué es el Carpaccio?

MM.- Son unas láminas de carne cruda aderezada….

A lo que Moebius le increpo:

M.- Si está crudo, seguro que me gusta…

Manara, quedó sorprendido ante la respuesta, y nos decía:

“ Afortunadamente la comida le gusto mucho y lo pasamos muy bien”.

Con esta pequeña anécdota contada por Manara, he querido terminar este pequeño resumen de lo que se dijo en la mesa redonda, y contaros que yo, como otros miles de dibujantes en el mundo, también trate de imitar a Moebius, y al gran Manara, hasta que también comprendí que imitar a estos dos grandes astros, era imposible y una estupidez (por este orden), por que lo que debía hacer, es tomarlos como referentes, pero crear mi propio estilo.

Nos vemos en el siguiente y último post de esta serie en el que también hablaré de Milo Manara, Grec Capullo, Baru, Royo, Hazañas Bélicas, Boixcar, Paco Roca y alguna cosa más.

30 Salón internacional del cómic de Barcelona 2012 – 1ª Parte

Fue de la mano del dibujante Richard Felton Outcault (1863 – 1928) que tuvo lugar el nacimiento del cómic cuando éste dibujo una secuencia de viñetas para el “Journal” en el dominical del 25 de octubre de 1896 con el título de The  Yellow Kid and His New Phonograph. En esta secuencia se veía como un loro escondido en un fonógrafo tomaba el pelo a Kid al cantar una serie de cantinelas. La secuencia no tenía sentido sin que se leyesen los globos/bocadillos en los que aparecían los diálogos y le daban sentido a la acción. Había nacido el cómic.

Una curiosidad: Durante la guerra Hispano-Americana de 1898 se retiro del Journal los episodios del Yelow Kid, debido  la repulsión generalizada entre el publico hacia el personaje por su color amarillo y la asociación con la bandera española.

Pero es  Winsor McCay (1867 – 1934) quien en 1905 con su personaje Little Nemo consigue ver con claridad el potencial de los globos/bocadillos, y es a través de estos que consigue la fluidez del dialogo entre dibujo y lector. Cada noche Little Nemo es transportado a su particular y onírico mundo denominado Slumberland. Es allí en donde vive las más alocadas aventuras que el mundo de los sueños puede crear, y cada noche, o en cada historia, invariablemente Nemo finalizaba la historia despertando de los sueños/pesadillas, que había compartido brevemente con su lector. Esta viñeta final estaba caracterizada por la unión en el dialogo de lo real con lo irreal y por que además en muchas de ellas acababa cayendo de la cama, o acurrucado a causa del miedo en su almohada, sobre la cama, vagando por la habitación o abrazado a su madre.

By Norma EditorialBy Norma Editorial

Los asistentes a esta 30 edición del salón, tuvimos la suerte de presenciar , entre otras,  una amplia exposición dedicada a Winsor McCay en la que  no faltaban una muestra de Dream of the Rarebit Fiend y por su puesto su famoso personaje Little Nemo.

By Norma Editorial

Pero no solo exposiciones pudimos encontrar en este salón. En este mi segundo año de asistencia y sabiendo algo más de su funcionamiento que en 2011, centre mi tiempo, sobre todo, en las clases que gracias a Escola Joso se impartían de la mano de refutados dibujantes e ilustradores en el taller de cómic.

El viernes día 4 nos deleito ese gran maestro y fruto de inspiración para muchos de nosotros que es Milo Manara. Fue impresionante como este profesional nos demostró con una tranquilidad y seguridad, fruto de la experiencia y del buen hacer de toda una vida dedicado al dibujo, como con cuatro trazos se pueden crear personajes tan sugestivos y cargados de erotismo. O de cómo un simple acabado en unos labios de un mujer pueden expresar toda la sensualidad del mundo o la más inocente candidez.

Milo Manara nos dejo a todos los asistentes con la boca abierta, y me sorprendió que, en más de una ocasión nombrase a ese otro gran maestro recientemente desaparecido que es Jean Giraud también conocido como Moebius con un cariño que en un principio como ya comento me sorprendió, pero que más tarde y en otra reunión junto con el Sr. Manara llegue a comprender.